8 de marzo de 2012

Una entrevista con la activista feminista Perla Vasquez

 

 

Nunca hagan algo ´para´ las jóvenes sin las jóvenes.

 

Perla Vasquez es activista feminista desde su adolescencia. Actualmente es consejera de Mama Cash y de otros fondos y organizaciones de mujeres, apoyando especialmente la creación de nuevos espacios para la incidencia política de las feministas jóvenes. Le pedimos a Perla que compartiera con nosotras algunas de las lecciones que ella aprendió acerca de cómo apoyar a las más jóvenes.
 

1. Perla, cuéntanos acerca de ti y de tu trabajo político

Me llamo Perla Sofia Vazquez Diaz. Soy mexicana, de 30 años y feminista.

Comencé a hacer incidencia incidencia política en organizaciones juveniles y feministas a los 16 años. Ahora que ya no soy más joven, comencé a trabajar como asesora apoyando la creación de nuevos espacios de participación política juvenil feminista.

Además de ser consejera de fondos grandes como Mama Cash y UNFPA, también lo soy para  FRIDA y REDLAC. FRIDA es un fondo internacional de feministas jóvenes que apoya grupos de jóvenes feministas locales. REDLAC (Red Latinoamericana y Caribeña de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos) es la única articulación de jóvenes defendiendo los derechos sexuales de las personas jóvenes en América Latina y el Caribe

2. ¿Qué te inspira para hacer este trabajo?

Para mí ser feminista significa que en mi vida personal y pública busco transformar las relaciones de poder que limitan mi vida o la de los demás. En mi trabajo, me apasiona generar reflexiones feministas con hombres y mujeres jóvenes organizados localmente. Por ejemplo, pensar el poder en las relaciones, los roles de género tradicionales y cómo transformarlos. Me gusta trabajar con la gente en sus comunidades porque es en el trabajo local donde las reflexiones sobre el poder en las relaciones se vuelve más real y tiene trascendencia en lo inmediato y a largo plazo.

En particular, disfruto de trabajar con las mujeres jóvenes que están dentro de colectivos u organizaciones juveniles. Me parecen apasionantes su capacidad de análisis y sus habilidades para construir estrategias con impacto. Me inspira su capacidad de transformar este mundo para mejor, pese a las restricciones que sus propios contextos les imponen todos los días.

3. ¿Por qué es tan importante el activismo de las jóvenes?

Esta generación de mujeres jóvenes coincide en vivir en un contexto económico y cultural que las limita simbólica y económicamente para participar en el espacio público o transformar sus propias vidas.

Vivimos en sociedades que nos exigen a las jóvenes tener un determinado cuerpo, hacer determinados consumos, comportarnos de determinadas formas. Se limita nuestra sexualidad o se la estereotipa: si a determinada edad no somos vírgenes y luego madres, no somos “verdaderas mujeres”. Los padres no les permiten salir a las jóvenes o tomar parte en actividades comunitarias, porque el espacio público para las jóvenes es “inseguro” y se las debe “proteger. Las jóvenes tienen acceso a muy pocos recursos para empoderarse de modo que puedan construir su propia identidad.

Cuando la gente joven se junta, aprende a cuestionar el poder, adquiere habilidades prácticas y al mismo tiempo va construyendo alternativas culturales, educativas y políticas. Aprendes, te cuestionas y te sientes inspirada porque te das cuenta que es posible cambiar las injusticias que ves todos los días.

Las organizaciones juveniles fortalecen a la gente joven y le dan una formación ciudadana que ni las escuelas ni las familias consiguen brindar. Y veo que los grupos juveniles siempre están atrayendo a integrantes nuevas/os, por eso se mantienen relevantes e incluyentes. Parece algo pequeño, pero muchos grupos de la sociedad civil se vuelven elitistas de una manera que no veo en grupos juveniles.

Perla at a Community of Practice Meeting

4. ¿Puedes compartir con nosotros algunos de tus éxitos?

Voy a mencionar dos que fueron centrales para mi activismo. Por un lado coordinar Elige de 2006 a 2010, la primera organización mexicana creada y liderada por personas menores de 30 años. Elige se creó en 1999 y  ¡ya pasaron cuatro generaciones de mujeres jóvenes al frente de ella!Otro de mis logros principales, fue participar activamente para la despenzalización del aborto en la ciudad de México. Ffui de las pocas jóvenes haciendo que dio su testimonio frente a la Suprema Corte para compartir porqué las mujeres jóvenes principalmente estábamos demandando la despenalización del aborto. El aborto fue despenalizado en 2007 y esto fue un hito para la región latinoamericana. Así a casi cinco años,  71,937 mujeres jóvenes de 15 a 25 años han decidido plenamente sobre su cuerpo y su plan de vida.Otro éxito es la creación de FRIDA. Soy una de las fundadoras y actualmente consejera por América Latina y el Caribe. FRIDA es el primer fondo que se dedica exclusivamente a apoyar a grupos de jóvenes feministas. FRIDA busca respaldar a grupos locales – que muchas veces no tienen personería jurídica – que transforman su realidad y buscan construir un mundo mejor. En nuestro primer lanzamiento recibimos 900 propuestas de jóvenes feministas en todo el mundo, lo que refleja las pocas oportunidades de apoyo que existen para grupos locales de jóvenes.

5. ¿Cuál es la lección más importante que aprendiste en los últimos años?

Una lección que aprendí tiene que ver con el apoyo a grupos locales. Los gobiernos y las agencias de cooperación destinan muchos recursos para las juventudes, pero a los grupos locales les resulta muy difícil acceder a esos recursos. Es fundamental fomentar que los recursos económicos lleguen a grupos locales de juventudes y principalmente a los grupos de mujeres jóvenes, porque son ellas las que están marginadas. Hacer que lleguen los recursos a los grupos locales de mujeres jóvenes es un tema de justicia económica.

6. ¿Cuál es tu mensaje para las muchachas y/o las mujeres jóvenes que están tratando de organizarse?

Creo que un elemento fundamental es tener siempre en cuenta los propios intereses y necesidades de las mujeres jóvenes activistas. Nunca hacer cosas “para” ellas sin ellas.

Las jóvenes son muy creativas. Sus organizaciones pueden tener mucho impacto. Logran hacer visibles sus necesidades e involucrar a más actores de la comunidad y a otras/os jóvenes. Buscan generar iniciativas creativas o no usuales, como grupos de teatro como vía de incidencia política, Twitter para alfabetizar a personas adultas, etc.

Y me parece que son más loables, a partir de que los recursos financieros y los apoyos simbólicos o morales de sus entornos son siempre muy limitados y cuestionados. Y particularmente cuando las mujeres jóvenes rompen estas barreras es increíble lo que pueden lograr.

Tenemos que comprometernos para hacer visibles estas iniciativas y fortalecer a los grupos de mujeres jóvenes en lo económico.

7. ¿Y tu mensaje para las  jóvenes?

Que su labor organizativa es valiosa. No sólo para su comunidad y sus propias vidas, sino también para que otras generaciones vivan en un mundo mejor.